top of page
Flaming Barbecue Meat

¿Cómo podemos cocinar con menos grasa?

Hablemos de lo efectos negativos de las altas temperaturas sobre las grasas...

Para cocinar usando una menor cantidad de grasa, una opción es calentar los alimentos en el horno o bien “a la plancha”, para que no estén en contacto con tanta grasa.

 

En lugar de freír las tortillas, es mejor calentarlas sobre el comal. También podemos usar los aceites en aerosol (“spray”), los cuales se aplican en mucha menor cantidad a la sartén para poder calentar los alimentos con menos grasa.

 

De cualquier manera, existe la posibilidad de disminuir la cantidad de alimentos fritos que consuman usted y su familia, lo cual seguramente tendrá efectos muy positivos sobre su salud y la de sus seres queridos.

*Nota Saludable:

Comer pescado fresco (como el salmón o atún no enlatado) tres o más veces por semana puede ser saludable, ya que esto aumenta la cantidad de ácidos grasos Omega 3 en la dieta. Los ácidos grasos Omega -3 actualmente se están estudiando como posibles alternativas para combatir la depresión.

Las razones por las cuales no es saludable comer grandes cantidades de alimentos fritos se mencionan a continuación:

Efectos negativos de las altas temperaturas sobre las grasas...

  • A temperaturas mayores de los 150° C (302° F), las grasas no saturadas (aceites vegetales) cambian su estructura química original y se hacen menos saludables.

 

  • Arriba de los 160° C (320° F), se forman las grasas llamadas “trans”, que son peligrosas para nuestra salud.

 

  • A temperaturas superiores a los 220° C (428° F), se producen los llamados ácidos grasos trans en grandes cantidades.

 

  • Las carnes y otros productos ahumados o asados al carbón también deben ser consumidos tan sólo de vez en cuando, ya que debido a que la grasa de las carnes cae de la parrilla del asador y al ponerse en contacto con el carbón ardiente, se producen compuestos químicos nocivos (cancerígenos) que llegan hasta la carne y pueden afectar negativamente nuestra salud.

Las grasas hidrogenadas o “trans” no son saludables porque:

  • Promueven la irritación e inflamación de varios órganos corporales.

  • Interfieren con la absorción de las grasas buenas en nuestro organismo.

  • Aumentan el colesterol total (incluyendo el malo o de baja densidad) del organismo y disminuyen las cantidades del colesterol “bueno” (el de alta densidad).

  • En grandes cantidades pueden interferir con la insulina, una hormona que ayuda a disminuir los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. Los pacientes que sufren de diabetes son quienes deben evitar, más aún, ingerir este tipo de grasas.

¿Qué son las grasas hidrogenadas | “trans” y cómo se forman?

Las grasas naturales en su forma original poseen una estructura química definida conocida como “cis”. En cambio, al calentar la mayoría de las grasas (aceites) vegetales cambia su forma o estructura química a “trans”, lo cual no es saludable y aumenta el riesgo de padecer enfermedades del corazón. 

Este tipo de grasas incrementan el nivel del colesterol “malo” o lipoproteína de baja densidad (LDL) y disminuyen la cantidad del “buen” colesterol o lipoproteína de alta densidad (HDL).

Las grasas hidrogenadas se originan en procesos de fabricación industrial, en los cuales se agrega hidrógeno para hacer que los aceites vegetales sean más estables. Estas grasas nocivas tipo “trans” se conocen como aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados y se encuentran en mantecas vegetales, margarinas (especialmente las sólidas), galletas saladas y dulces, algunas botanas y en varios alimentos fritos.
 

¡ Evitemos comer alimentos fritos !

Ya que las grasas les dan un sabor agradable a ciertos alimentos, algunas personas acostumbran freír sus comidas, ya sea en manteca de puerco, margarina o aceites de origen vegetal.


El problema con freír los alimentos con aceites vegetales poliinsaturados, es que el calor intenso afecta la calidad de los mismos y puede hacer que éstos no sean saludables para nuestro cuerpo. 


Al calentar los aceites, se modifica su estructura química, haciendo que se tornen más difíciles de digerir, además de fomentar la liberación de compuestos conocidos como “radicales libres” (ver más adelante), los cuales en grandes cantidades pueden irritar nuestro sistema digestivo y, a través del tiempo, dar origen a varias enfermedades como diabetes, algunos tipos de cáncer, alta presión arterial, artritis, sobrepeso y obesidad, por ejemplo.

  • Trate de evitar freír los alimentos. 

  • Evite la mayoría de los aceites de cocina comerciales como canola, soya, cártamo, girasol, maíz, semilla de algodón, aceite de palma y otros aceites vegetales mixtos.

  • Evite todas las margarinas (tanto de los tipos sólidos como blandos), así como la manteca vegetal.

  • Revise las etiquetas de los alimentos para evitar todos los productos hechos con aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados (estos incluyen algunas sopas instantáneas, algunas galletas y otros alimentos procesados). 

  • Con el fin de obtener los beneficios de las grasas saludables, coma aguacates y una amplia variedad de nueces (excepto cacahuates que pueden ser alergénicos) incluyendo diversas nueces y almendras, a menos que tenga sobrepeso.

bottom of page